Solvencia a corto plazo


El análisis de la solvencia a corto plazo permite observar si la empresa tendrá problemas para pagar sus deudas más inmediatas. En estos ratios de solvencia cobra especial importancia su evolución, ya que los activos y pasivos corrientes de la empresa están en parte relacionados con la evolución del mercado o sector. Por lo tanto, hay que mirar al menos las ratios de liquidez con 3 años de profundidad.
Los principales ratios que se analizan respecto a la solvencia a corto plazo son los siguientes:

Liquidez = Activo Corriente / Pasivo Corriente

Esta ratio nos indica la capacidad de las empresas para gestionár los recursos a corto plazo. El valor ideal de esta ratio sería entre 1 y 1,5, ya que si es inferior. a 1 indica que el pasivo circulante es mayor que el activo circulante y por tanto puede haber riesgo de no pago de las deudas a corto plazo. Por otro lado, si es muy elevado puede indicar una subutilización de los activos corrientes.

Las recomendaciones para hacer frente a problemas de liquidez son ampliar el capital, reconvertir deuda de corto a largo plazo y mejorar los plazos de existencias y de cobro o atrasar pagos.

Tesorería =
(Realizable + Disponible) / Pasivo Corriente

La ratio de tesorería relaciona los activos realizables (clientes, activos para la venta, anticipos de proveedores, etcétera) y los activos líquidos, con el pasivo corriente de la empresa. El valor ideal de esta ratio estaría alrededor de 1, lo que demostraría que la empresa no tendrá problemas para hacer frente a las deudas a corto plazo. Igualmente, si es demasiado elevada, puede indicar una subutilización del realizable (elevado nivel de clientes) y el disponible (recursos ociosos) .

Las recomendaciones serían las mismas que las dadas para hacer frente a los problemas de tesorería, es decir, ampliar el capital para pagar deudas, reconvertir deuda de corto a largo plazo, vender activos, mejorar los plazos de cobro y atrasar pagos.

Disponibilidad =
Disponible / Pasivo Corriente

El disponible de una empresa nos indica el volumen de dinero que tiene en caja o bancos, es decir, la tesorería propiamente dicha. Así pues, la ratio de disponibilidad nos indica la capacidad de la empresa para hacer frente a los pagos inmediatos. El valor ideal de esta ratio estaría alrededor de 0,2 y 0,3, ya que si fuera más elevada indicaría un exceso de dinero en caja y por lo tanto una subutilización de los activos.

Las recomendaciones para hacer frente a posibles problemas de disponibilidad también llevan a ampliar capital, reconvertir deuda de corto a largo, vender activos y atrasar pagos.

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Finanzas Corporativas.





Deja un comentario