Promoción


Veamos ahora la segunda «P» del marketing mix, la promoción. Consiste en cinco herramientas interre­lacionadas conocidas colectivamente como «el mix promocional»: publicidad, promoción de ventas, rela­ciones públicas, venta personal y marketing directo.

La publicidad se refiere a la participación pagada en medios de comunicación como televisión, radio, diarios, revistas, páginas amarillas, vallas publicitarias e internet. Por supuesto que uno de los objetivos prin­cipales de la publicidad es aumentar la conciencia y la imagen de marca.

Las promociones de ventas se reúnen básicamente en dos variedades: las dirigidas al consumidor me­diante cupones, muestras, extra contenidos, descuen­tos y sorteos, y las dirigidas al negocio, donde caben concursos de ventas, exposiciones, concesiones y pu­blicidad cooperativa.

En cuanto a las relaciones públicas, son el intento que hace la empresa de dirigir su presencia en los medios. A diferencia de los anuncios publicitarios, este conocimiento público no se puede comprar ni controlar directamente. La coincidencia es que tam­poco es gratis. De hecho, que la empresa tenga buena publicidad a menudo es el resultado de un esfuerzo concertado que hace en forma de comunicados de prensa, eventos especiales y similares para influir en la naturaleza de esa publicidad.

La venta personal implica tanto las interacciones cara a cara como las telefónicas, entre un representante pagado de la empresa y un posible cliente. Esa venta personal realmente es la columna vertebral del mix promocional y todos los años las empresas de todo tipo, tamaño y sector le dedican miles de personas y miles de millones de dólares.

Por último, el marketing directo se refiere a las acciones promocionales que implican un contacto directo con los posibles clientes, ya sea en casa o en el lugar de trabajo. Las tres versiones más corrientes son los envíos postales directos, el telemarketing y el correo electrónico.

Sin duda, el correo basura, el telemarketing y el correo no solicitado figuran entre las formas de promoción más detestadas. De todos modos, el marketing directo sigue siendo un mecanismo de promoción muy popular porque:

  1. Es eficaz si se gestiona correctamente.
  2. Sus resultados se pueden medir fácilmente.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Posicionamiento de Marca.





Deja un comentario