¿Por qué debemos tener objetivos financieros?


Establecer objetivos es un paso muy importante en la gestión financiera de cualquier individuo. Y tal importancia depende si usted es una persona soltera que sostiene con ingresos propios, o tener un familiar con sus cónyuges e hijos. En este último caso, donde hay más de una persona involucrada, debe haber una conversación entre todos, para resolver el nuevo rumbo que las finanzas de la casa tendrán. Este caso es un proceso de negociación y trabajo en equipo. Todo el mundo debe darse cuenta de sus acciones, lo que ayuda a controlar el presupuesto de los hogares y hablar sobre las oportunidades de mejora.

Y estos objetivos no es probable que se decida en un día. Se necesita tiempo para reflexionar y negociar con los demás y de nosotros mismos, hasta llegar a las cosas que realmente queremos lograr el fin de la pena cualquier esfuerzo.

Por eso insisto: cambiar la vida financiera requiere un cambio de comportamiento en varios aspectos, lo que implica una fuerte voluntad, la disciplina y la paciencia. Si las metas son claras, el cerebro se acostumbra a la nueva situación. Y todo empieza a mejorar cuando los sueños verdaderos, una vez que consideran imposible, comienzan a hacerse realidad.

¿Por qué debemos tener objetivos financieros? Contabilidad Financiera

Entonces surge la pregunta: ¿cómo establecer metas a corto, mediano y largo plazo? Tomemos el ejemplo de una familia que, después de una semana de conversaciones, fijó los objetivos de los que han pasado por sus cabezas.

Todo lo que uno puede considerar a corto, medio y largo, esta familia logró poner en papel los deseos relacionados con el dinero, que consideraban más importantes para ellos. Lo que queda por ver es si, en la situación actual, que tiene que salvar a una cantidad de dinero que permita a todos alcanzar esos sueños. Esto debe hacerse con la ayuda de matemática financiera, y la demostración de este cálculo será para otro post.

Pero antes de terminar este artículo, recordar dos aspectos importantes:

  1. Los objetivos deben estar claramente definidos, con el tiempo y valor monetario. Sea un millonario, por ejemplo, no es una buena meta, que no cumple con estas características.
  2. Es probable que la cantidad de deseos que tenemos es mayor de lo que podemos pagar. Esto sucederá en la vida de la mayoría de la gente. Sin embargo, esto no es algo negativo. Debemos apuntar alto y el más queremos algo, nos sentimos animados a perseguir ese objetivo. Al colocar metas audaces, el cerebro trabaja más duro con el fin de buscar alternativas (conseguir más dinero o hacer que el objetivo se convierten en más barato). Aquí no estoy hablando del consumismo puro, pero la realización de los sueños verdaderos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Contabilidad Financiera.





Deja un comentario