Perspectiva de contingencia del liderazgo


Hace aproximadamente medio siglo, los expertos en comportamiento empresarial comenzaron a prestar una atención más detallada al comportamiento de los directivos. El resultado de esta investigación fue la identificación de dos estilos.

Uno representa el comportamiento orientado hacia las personas, que incluye mostrar confianza y respeto por los subordinados, demostrar una preocupación sincera por sus necesidades y tener el deseo de cuidar su bienestar. El otro estilo se centra alrededor del comportamiento orientado hacia el trabajo o las tareas. Los directivos orientados hacia las tareas asignan trabajos específicos a los empleados, les aclaran cuáles son sus obligaciones y los procedimientos, se aseguran de que cumplan con las reglas de la empresa y los estimulan para que desplieguen toda su capacidad de rendimiento.

Después de discutir cuál de los dos estilos de liderazgo es más eficaz, los expertos llegaron a la conclusión de que depende de la situación. Este punto de vista se conoce corno la «perspectiva de contingencia del liderazgo».

Según diferentes teorías, el estilo que se basa más en las personas funciona mejor cuando los empleados experimentan estrés y no tienen un equipo que los apoye. El estilo de liderazgo que se basa más en las tareas funciona mejor en el caso de personas inexpertas, que no conúan en sus habilidades, trabajan en equipos con normas contraproducentes (o sea, que no apoyan los objetivos de la empresa) y realizan tareas complejas o ambiguas. En cambio, este estilo de liderazgo es ineficaz cuando los empleados están cualificados y tienen experiencia, porque en ese caso les molesta el control excesivo de los jefes.

Casi todas las teorías del liderazgo de contingencia suponen que los buenos líderes saben adaptar sus estilos a la situación inmediata, pero por supuesto que esto es más dificil de hacer de lo que parece.Todos ,tenemos un estilo preferido de liderazgo, pero hace falta un esfuerzo considerable para saber cuándo y cómo alterar nuestro estilo para adaptarlo a la situación. De hecho, algunos expertos sugieren que debemos nombrar lideres que prefieran el estilo adecuado para el trabajo en cuestión.

La perspectiva de contingencia tiene un fuerte enfoque supervisor porque recomienda el mejor estilo para mejorar el rendimiento y la satisfacción de los empleados. De todos modos, los expertos en cuestiones de comportamiento empresarial se dieron cuenta no hace mucho de que esta perspectiva realmente se ocupa de «gestionar» a los empleados y no de «dirigirlos» hacia el futuro. Para comprender el liderazgo como fuente de cambio, debemos prestar atención a la perspectiva de transformación.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Liderazgo y Recursos Humanos.





Deja un comentario