Países con economías emergentes


Al comparar la evolución de las economías de los países emergentes con la de los países desarrollados, vemos que también se siguen una misma tendencia, pero los cambios son mucho más abruptos en las economías emergentes.

En el gráfico anterior podemos observar, pues, que la evolución de las economías emergentes y las economías avanzadas es similar en un mundo globalizado. Sin embargo, en los países emergentes la volatilidad de sus ciclos económicos es mayor que en las economías avanzadas, donde la capacidad de reacción de los gobiernos ante cualquier recesión es mayor.

Países con economías emergentes Macroeconomía en la Empresa

Asimismo, aunque la evolución de las economías es muy similar, vemos que la tasa de crecimiento es mucho mayor en los países emergentes, quienes en los últimos años han empujado a la economía mundial.

Las altas tasas de crecimiento de estos países afectan positivamente el crecimiento de las economías avanzadas, ya que gran cantidad de la inversión que reciben proviene de éstas. Además, el crecimiento de la demanda interna, pero sobre todo externa en los países emergentes, hace subir la explotación de recursos y bienes producidos en los países ricos.

En 2007 el crecimiento de la economía mundial fue del 5% respecto del año anterior, mientras que en los países emergentes fue del 8,1% (más del triple que el registrado en EEUU, UE o Japón, que se quedaron en el 2,5%).

En el siguiente gráfico, según datos del Fondo Monetario Internacional, se ve claramente como en los últimos años las tasas de crecimiento se han distanciado cada vez más, y aunque la crisis financiera también ha afectado a los países emergentes, lo ha hecho en menor medida, y raramente han entrado en tasas negativas de crecimiento.

Países con economías emergentes Macroeconomía en la Empresa

La causa de este fenómeno vuelve a ser, una vez más, la globalización. Las economías emergentes se han visto menos afectadas por la crisis financiera de 2008, en parte porque sus empresas y entidades financieras no estaban tan endeudadas con activos de riesgo, pero también porque han evolucionado mejor gracias a la fuerza de la inversión extranjera.Y es que las empresas multinacionales han sabido diversificar sus inversiones, inyectando capital en los países con mayor potencial de crecimiento, y son los buenos resultados en estos países los que han salvado a muchas empresas multinacionales de situaciones realmente críticas.

Las teorías económicas en los países emergentes muchas veces no se pueden aplicar, ya que influyen otras causas que tienen más fuerza sobre la economía, como son los factores geopolíticos internos y los recursos naturales. Estos dos factores son los que atraen o alejan a los inversionistas extranjeros, ya que las empresas multinacionales no querrán invertir en países donde no hay una cierta estabilidad política. Igualmente, cuando los países extranjeros invierten fuertemente en el país, y las políticas gubernamentales son las correctas, puede que la marcha de la economía se vea truncada por la evolución de los precios de los recursos naturales, ya sea petróleo, gas, materias primas, alimentos, etcétera, que lastran la capacidad consumidora de los individuos del país.

Ejemplo claro es el del aumento del precio del trigo y del maíz, hace aproximadamente tres años, causado por la creciente demanda de estas materias por parte de los productores de biocombustibles.

En el gráfico siguiente se puede observar la evolución del precio de los futuros y opciones de trigo y maíz, donde se aprecia el abrupto crecimiento en el año 2006.

Países con economías emergentes Macroeconomía en la Empresa

Este aumento de la demanda de unos recursos teóricamente destinados al consumo individual, fue provocado por la capacidad inversionista y productora de las empresas energéticas que veían en los biocombustibles una oportunidad de negocio. Al incrementarse la demanda mundial de trigo y maíz, se incrementó el precio mundial de muchos alimentos derivados de estas materias primas, creando tensiones inflacionistas en los países ricos, y lastrando la economía de los individuos más pobres en las economías en vías de desarrollo.

Así pues, una vez más hay que hacer hincapié en la importancia de la atención que se presta a las inversiones empresariales en los países emergentes y en vías de desarrollo, ya que no comparten todos los factores que afectan a las economías avanzadas, incluso estando en un mundo extremamente globalizado.

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Macroeconomía en la Empresa.





Deja un comentario