Obtener el compromiso de todos


La ejecución exitosa de una estrategia exige un conocimiento amplio de la misma. Por lo tanto, hay que asegurarse de comunicar la estrategia con la mayor claridad posible a todos los empleados. Esta comunicación no tiene que ser flor de un día; debe ser una actividad continua que constituya un componente esencial del esfuerzo de implementación.

Cuando las estrategias proponen cambios importantes, los líderes tienen que estar preparados para encontrar resistencia. La gente se resiste al cambio por una variedad de razones, algunas racionales y otras emocionales. Normalmente, la comodidad con la situación hace que mucha gente se sienta amenazada por cualquier cambio sustancial. Para algunos, sin embargo, la resistencia puede tener origen en la idea de que quizá no se beneficien personalmente de los cambios propuestos.

La comunicación del plan estratégico debe explicar los objetivos e iniciativas, su necesidad y su impacto en la organización.

Si hay conflictos de interés o es posible que algunas personas implicadas se vean perjudicadas por los cambios propuestos, hay que dejar las cosas muy claras. Un líder debe inspirar confianza y demostrar interés por todos los empleados.

Es esencial lograr el compromisocon la estrategia, a todos los niveles de la organización y hay que empezar por lo más alto. Después de conseguir la aceptación de los ejecutivos sénior, el equipo de planificación estratégica debe comunicar de forma sistemática el mensaje a todos los demás miembros de la organización. Los miembros del equipo directivo tienen que ser muy visibles y demostrar su compromiso, individual y colectivo, con mensajes coherentes transmitidos en una diversidad de entornos. Los directivos más sénior tienen que comunicar el mensaje a los directivos intermedios y estos, por su parte, se lo tienen que comunicar a sus equipos. Hay que incluir a todo el mundo.

La mejor forma de comunicar, y la más atractiva, es personalmente y en grupos lo suficientemente pequeños para permitir la interacción. Las presentaciones en grupos grandes también pueden ser efectivas, particularmente si están respaldadas por reuniones posteriores en pequeños grupos.A algunas compañías les encantan los eventos multitudinarios. Estas ocasiones pueden ser muy simbólicas y aumentar el entusiasmo, pero no pueden sustituir las reuniones en grupos pequeños.

A la hora de diseñar y comunicar estrategias y de fomentar el compromiso para hacer que funcionen, hay que tener presente lo siguiente:

«No se puede implementar lo que no se conoce.»

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Plan de Negocio.





Deja un comentario