Nuevos sistemas de producción y el éxito de Toyota


La gestión de operaciones es el estudio de la toma de decisiones en aspectos clave en la empresa como son procesos, capacidad, inventarios, fuerza de trabajo, calidad, etcétera. Así pues, la gestión de operaciones abarca todas las áreas funcionales de una empresa tales como producción, marketing, recursos humanos o contabilidad, en las cuales se busca siempre la máxima eficiencia para ayudar a la empresa a ser más competitiva y tener un margen mayor respecto al precio que la competencia.

Se han desarrollado muchas teorías de cómo gestionar estas áreas de la empresa y todas son igual de importantes, pero históricamente siempre se ha dado más importancia a la producción.

Veamos pues, un resumen histórico de evolución en el proceso de producción en el sector automovilístico, con un ejemplo claro que ha marcado tendencia en esta área de la empresa, el Toyotismo.

A mediados de los años 70 las grandes empresas automovilísticas de Europa Occidental y Estados Unidos se vieron afectadas por dos hechos fundamentales que han cambiado los sistemas de’ produc-ción en esta industria: la crisis energética y la competencia de las empresas japonesas. En 1980 Chrysler no quebró gracias al plan de rescate del gobierno estadounidense, incluso Ford estuvo cerca del colapso en los años 1981-82.

Fue entonces cuando las empresas occidentales empezaron a poner énfasis en la innovación y a mirar los sistemas de producción japoneses, basados en la calidad y variedad de los productos, rotación de tareas, trabajadores cualificados, motivación laboral…

Las firmas japonesas, y en especial Toyota, iban ganando terreno a los fabricantes tradicionales, en parte gracias a la devaluación del yen y los bajos costos salariales, pero sobre todo gracias a la mayor productividad de su sistema, lo que hacía que a principios de los 80 el costo de los coches importados de Japón era un 40% inferior a los estadounidenses y un 30% inferior a los alemanes.

Las empresas occidentales empezaron, pues, a investigar acerca del porqué de la mayor eficiencia de la industria japonesa. Al principio dieron mucha importancia a la gestión de los recursos humanos, inspirada en la confianza mutua, la delegación de tareas por parte de los responsables y los incentivos a la creatividad de los trabajadores. Sin embargo, las empresas estaban más interesadas en la eficiencia del sistema de producción.
Así, un estudio llevado a cabo a principios de los 80 (Abernathy, Clark y Kantrow, 1983) revela los factores más importantes en la diferencia de productividad. A continuación tienen el resumen de los porcentajes que explican la mayor eficiencia del sistema japonés:

Así pues, en Japón hallamos un sistema basado en el control de procesos, donde las técnicas de gestión fueron profundamente desarrolladas y adaptadas a las características culturales y sociales del país. El modelo de referencia fue el adoptado por Toyota e impulsado por su vicepresidente hasta 1978 Taiiehi Ohno, dando lugar al “Toyotismo”.

El punto crucial del Toyotismo es la conexión entre los sistemas de control de procesos y la organización social del trabajo. Con un principio supremo, minimizar el exceso de trabajadores y materiales.
Esto se consigue mediante un sistema de control basado en el principio Just In Time, pero teniéndolo como principio básico para la organización del trabajo y producción final. De esta manera, sólo se produce lo que la siguiente fase del proceso necesita. Esto resultaba un problema para el Taylorismo o Fordismo, ya que se paraba toda la cadena de montaje, sin embargo, el sistema aplicado por Toyota cuenta con la flexibilidad de los trabajadores para ajustar a corto plazo las necesidades de diferentes niveles de montaje.

Los trabajadores tienen plenos poderes para parar la cadena de montaje, pero esto supone una gran responsabilidad, y por tanto estarán más atentos e incorporarán una mayor calidad al producto.

Situación actual

La mayor eficiencia de las empresas automovilísticas japonesas (y en especial Toyota) les permitió ir ganando cuota de mercado, tanto a nivel mundial como a nivel estadounidense, pero no fue hasta la última década que Toyota dio el gran salto gracias a sus vehículos más eficientes en el uso de combustible (desde 1999 hasta 2008 sus ventas aumentaron un 70%).

Toyota supo leer la creciente sensibilidad de los ciudadanos hacia el medio ambiente, y enfocó sus inversiones en investigación y desarrollo a este campo. Así, la firma japonesa empezó a fabricar coches que consumían mucho menos que los estadounidenses, culminando esta apuesta por la sostenibilidad con el Toyota Prius.

En el siguiente gráfico se muestra una comparación entre Toyota y General Motors en el año 2005, cuando la supremacía de GM en el mercado mundial ya se veía amenazada.

Nuevos sistemas de producción y el éxito de Toyota Gestión de Operaciones

En 1980 GM tenía el 46% del mercado estadounidense, Ford un 17% y Chrysler un 9%, mientras que Toyota sólo un 6%. Sin embargo, en el 2008 estas participaciones fueron de 22%, 14,4%, 11% y 16% respectivamente, destacando también las participaciones de mercado de Honda (10,9%) y Nissan (7,2%).

A nivel mundial, en el año 2008, Toyota desbancó por primera vez a General Motors como primer fabricante de automóviles, con un total de 8,92 millones de coches vendidos, superando al buque insignia de la industria de Detroit, que fabricó 8,32 millones.

Paradójicamente, General Motors, cuya financiera ha estado también al borde de la quiebra, ha seguido aumentando sus ventas en Asia, América Latina, África y Oriente Próximo, donde ha concentrado el 64% de las operaciones en el año 2008, según los datos publicados por la compañía. Esta situación revela un cambio de tendencia en el consumidor estadounidense (donde GM pierde realmente clientes), que prefiere ahora coches más pequeños y eficientes.

Vemos, pues, que las empresas que mejor se adaptan a las preferencias de los consumidores tienen un sistema de producción más eficiente y aprovechan las nuevas tecnologías son las que acaban triunfando.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Gestión de Operaciones.





Deja un comentario