No pase por alto la verdad inamovible de que su supervisor directo es su «jefe»


Esto parece bastante elemental, pero hay gente que no lo acaba de entender. Por supuesto que usted trabaja para la sociedad, la empresa, el departamento, su equipo de proyectos, su jefe de proyectos, su familia y usted mismo, pero, sobre todo, usted trabaja para y a través de su supervisor, el directivo bajo cuyas órdenes está usted. Sin duda se topará con conflictos: le asignan a un equipo de proyectos que tiene un jefe muy exigente, un alto directivo de la empresa ordena una tarea, y cosas así. Cuando esto ocurra, refúgiese en la siguiente ley: háblelo con su supervisor. La resolución de conflictos forma parte del trabajo de un directivo, incluido su supervisor.

Como norma general, lo más conveniente para los intereses de todos es asumir que su supervisor es quizás la persona adecuada para ese trabajo. No es nada raro que la gente joven, llevados por su impaciencia para acabar las cosas, ignore o intente pasar por encima o alrededor de sus superiores. Durante cierto tiempo pueden moverse lo bastante rápido, pero más tarde o más temprano averiguan que esas tácticas no se toleran en las grandes organizaciones. Por lo general, no puede pasar por encima de quien evalúa su rendimiento, ya que también está evaluando su capacidad de cooperación, entre otras cosas. Además, la mayoría de nosotros nos sentimos mejor en el trabajo cuando somos capaces de mostrar al menos cierta lealtad personal a nuestros superiores, con la sensación de que estamos ayudando a que se lleve a cabo el trabajo principal.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Las Leyes no Escritas del Management.





Deja un comentario