Motivación mediante la fijación de objetivos


Ahora que ya hemos aclarado nuestra vieja confusión con respecto a las necesidades de los empleados, echemos un vistazo a la fijación de objetivos, una teoría que tiene una sólida reputación en cuanto a la motivación de los empleados y la mejora de su rendimiento. La fijación de objetivos mejora los resultados de dos maneras: (1) motivando a los empleados a tener éxito y (2) aclarando la percepción de las funciones para que los empleados sepan dónde dirigir sus esfuerzos.

Fijar objetivos no es simplemente decirle a los empleados que «den lo mejor de sí», sino fijar seis condiciones concretas:

  1. Establecer un objetivo concreto como «aumentar las ventas un cinco por ciento en los próximos seis meses».
  2. Establecer objetivos que sean relevantes para el puesto de trabajo de la persona y estén dentro de su control.
  3. Fijar objetivos con los que los empleados experimenten autorrealización al alcanzarlos.
  4. Asegurarse de que los empleados se sienten comprometidos con sus objetivos.
  5. Permitir que los empleados participen en la fijación de objetivos cuando el compromiso de cumplirlos sea reducido sin esa participación.
  6. Proporcionar feedback relevante para fijar los objetivos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Liderazgo y Recursos Humanos.





Deja un comentario