Marketing: Las garantías


La palabra garantía se está convirtiendo en una palabra de moda en el mundo del marketing. La práctica del marketing de garantía puede contribuir a incrementar el valor y la credibilidad de la compañía. Se puede prometer la devolución del dinero, una compensación económica o un cambio del producto. Ahora bien las garantías ofrecidas deben ser importantes para el cliente, sin condiciones, creíbles, y fáciles de comprender. Ignore garantías como las que prometen adelgazar quince kilogramos en una semana, hablar francés en un día, o curas milagrosas.

A continuación, incluimos los nombres de algunas empresas cuyas garantías han creado fuertes seguidores:

A continuación, incluimos cómo define la empresa L. L. Bean su concepto de marketing de garantía: “Todos nuestros productos están garantizados para dar el ciento por ciento de satisfacción a todo el mundo. Si usted prueba lo contrario, devuélvanos el producto. Le devolveremos el dinero, o le sustituiremos el producto, como usted desee. No queremos que tenga algo de la empresa L. L. Bean con lo que no se sienta completamente satisfecho”.

Sin embargo, existen algunas empresas que hacen grandes promesas de garantías, en lugar de hacer honor al concepto. Sus abogados ligan las garantías con condiciones ocultas y requerimientos específicos, que las convierten en formas de no garantizar nada. Pero, con dicho comportamiento, las empresas crean un importante conjunto de personas enojadas, con inclinación a desacreditarlas, ante cualquier persona que les escuche.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nuevas Tendencias en Marketing.





Deja un comentario