Las preguntas fundamentales a responder para que la diversificación sea un éxito


La mayoría de los directores de empresa toman la decisión de diversificar mediante análisis financieros. Los análisis son necesarios, pero no suficientes. Las seis preguntas que hemos presentado en este artículo están diseñadas para ayudar a la dirección a identificar los riesgos estratégicos y las oportunidades que plantea la diversificación.

¿Qué es lo que nuestra empresa puede hacer mejor que cualquiera de sus competidores en su mercado actual?

La dirección de la empresa a menudo decide diversificarse a partir de una definición vaga de su negocio, en lugar de basarse en un análisis sistemático de los aspectos que distinguen a su empresa del resto de sus competidores. Determinando qué hace mejor que sus competidores, la empresa tendrá más probabilidades de triunfar en el nuevo mercado.

¿Qué activos estratégicos necesita la empresa para triunfar en el nuevo mercado?

Sobresalir en un mercado no garantiza el éxito en otro nuevo afín. Los directivos que están pensando en diversificar su empresa deben preguntarse si ésta dispone de todos los activos estratégicos necesarios para establecer una ventaja competitiva en el mercado que desea conquistar.

¿Podemos igualar o superar a los competidores en su propio terreno?

Aunque los directivos descubran que les falta uno de los activos estratégicos fundamentales, todavía puede haber esperanza. Siempre existe la posibilidad de comprarlo, desarrollarlo en la propia empresa, o convertirlo en innecesario al cambiar las reglas competitivas del juego.

¿La diversificación puede desgajar un grupo de activos estratégicos que es necesario mantener unidos?

Muchas empresas se introducen en un nuevo mercado con activos estratégicos bien planificados y fracasan. Esto se debe a que la empresa ha separado un grupo de activos estratégicos cuya eficacia depende de que éstos se refuercen entre sí y, por lo tanto, no funcionan cuando están aislados.

¿Seremos simplemente una empresa más del nuevo mercado, o saldremos como ganadora?

Las tácticas de las empresas que se diversifican, a menudo, son superadas enseguida por sus nuevos competidores. La razón: en muchos casos, la empresa no se ha planteado si sus activos estratégicos pueden ser fácilmente imitados, adquiridos en el mercado o sustituidos.

¿Qué es lo que la empresa puede aprender con la diversificación y está lo suficientemente organizada como para aprenderlo?

Las empresas inteligentes saben cómo transformar la diversificación en una experiencia de aprendizaje. Observan la forma en que el nuevo negocio puede ayudar a mejorar los que ya tiene, o servir de trampolín para introducirse en otros sectores inalcanzables hasta entonces, o para mejorar la eficacia de la propia empresa.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Estrategias de crecimiento.





Deja un comentario