La persona adecuada para el trabajo


Una vez haya identificado la tarea y las aptitudes necesarias, pregúntese: «Cuál de mis subordinados es la persona adecuada para el trabajo?».

Al reflexionar sobre esta cuestión asegúrese de tener en cuenta lo siguiente:

Podrá seleccionar de un modo más adecuado a las personas apropiadas si es consciente del conjunto de habilidades necesarias en cada proyecto. Por ejemplo, alguien que pueda simplificar conceptos abstractos puede ser un buen formador, mientras que la capacidad organizativa es importante para alguien que supervisa operaciones.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Gestión del Tiempo.





Deja un comentario