Introducción al Curso de MBA Macroeconomía en la Empresa


Calcular el momento adecuado lo es todo: en el amor, en la guerra y sobre todo, en la gestión del ciclo económico.

Consideremos, por ejemplo, el equipo directivo de una empresa capaz de prever una próxima caída del ciclo económico. Comenzará a recortar la producción y las existencias, aunque sus rivales estén incrementando ambas cosas. También podrá darle un tamaño más adecuado a la empresa mediante despidos oportunos, aunque las empresas de la competencia sigan añadiendo trabajadores con salarios altos. Lo que no hará será embarcarse en un agresivo programa de expansión de capital en un momento en el que el flujo de caja probablemente pronto comenzará a caer y en el que los costos de financiación estarán en su nivel más alto.

Del mismo modo, el equipo directivo que atisba en el horizonte la mínima posibilidad de recuperación económica puede contratar trabajadores antes y, por ende, elegir entre un grupo mayor de personas con talento pero desempleadas y pagarles sueldos relativamente más bajos. También puede comenzar antes su programa de expansión de capital para aprovechar los tipos de interés más bajos que normalmente caracterizan una recesión, así como posicionar mejor la empresa para hacerse con una cuota de mercado cuando llegue la recuperación. Puede incluso aprovechar el interludio de recesión para adquirir rivales clave o negocios complementarios a precios de saldo.

A pesar de estas virtudes de gestionar mejor el ciclo económico, hay un problema obvio: a menudo parece muy dificil determinar cuál es el lugar de la empresa en el ciclo económico en un momento dado y aún más dificil prever movimientos futuros en ese ciclo. Precisamente aquí es donde una comprensión más amplia y profunda de la macroeconomía puede resultar muy útil.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Macroeconomía en la Empresa.





Deja un comentario