Identifique y priorice sus objetivos personales


En los capítulos anteriores hemos descrito una metodología de gestión del tiempo en el ámbito laboral que consiste en los pasos siguientes:

Esta metodología no es ni complicada ni difícil, y no debería serlo. Lo único que se precisa es la voluntad de aplicarla, voluntad que normalmente surge de esta simple toma de conciencia: «Tengo un problema. No controlo el tiempo: él me controla a mí».

Puede utilizar esta misma metodología para tener más control sobre su vida personal. Al igual que con su vida laboral, empiece con los objetivos. ¿Cuáles son sus objetivos más importantes? Es probable que le lleve más tiempo responder a esta pregunta que responder a la misma pregunta en lo que concierne a sus objetivos en el trabajo. La razón es que nos los meten en la cabeza en las valoraciones de resultados o cuando miramos la descripción oficial de nuestro trabajo. No pasa lo mismo con la vida personal, para la que es necesario considerar muchos más aspectos; además, hay otras personas importantes en la vida cuyos objetivos y preferencias deben tenerse en cuenta.

No hay una descripción oficial de cómo ser un buen marido, una buena madre o un buen amigo. No hay ningún jefe que nos recuerde: «Este año deberías conseguir que » Y a no ser que usted tenga la suerte poco común de tener un consejero personal o un amigo que actúe como tal, nadie habrá hablado con usted de sus objetivos personales ni de sus progresos para alcanzarlos. En consecuencia, la mayoría de las personas actúan a reacción en el uso de su tiempo personal. En lugar de asignar un tiempo determinado a sus objetivos personales específicos, responden a las demandas a medida que aparecen los problemas o las oportunidades.
Así pues, antes de seguir adelante haga lo siguiente:

  1. Ponga en claro sus objetivos personales. Describa brevemente cada uno de los objetivos por escrito, como en el ejemplo siguiente: En los siguientes doce meses tengo el objetivo de avanzar con la guitarra hasta el punto de que pueda tocar las obras de Fernando Sor, y piezas de complejidad similar, con un alto grado de mérito artístico. Este año quiero dedicar dos semanas a estar con mis hijos y sus parejas. Podemos ir a Escocia para hacer montañismo, irnos a una casa de campo al lado de un lago para reunirnos toda la familia o cualquier otra cosa parecida que les apetezca. Quiero tener entre cuatro y cinco horas de tiempo libre los fines de semana para ir a un museo, ir de pesca o cualquier otra actividad entretenida.
  2. Asigne prioridades a sus objetivos. Seguramente tiene más objetivos que tiempo disponible, por lo que deberá asignarles prioridades. Así pues, en el ejemplo la persona debe decidir si irse dos semanas con sus hijos es lo prioritario, seguido de una práctica disciplinada y regular de la música. Querer dedicar cuatro o cinco horas a experiencias enriquecedoras todos los fines de semana puede ser un objetivo complementario, pero no es algo que esté en la parte alta de la lista de sus prioridades personales.
  3. Identifique qué debe hacer (objetivos instrumentales) para alcanzar sus prioridades más importantes. En muchos casos será necesario que cambie algo en su vida laboral para poder alcanzar sus objetivos personales.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Gestión del Tiempo.





Deja un comentario