Haga un hábito de la gestión del tiempo


En la mayoría de los casos la formación en gestión del tiempo se da en un seminario de dos o tres horas, y los formadores saben por experiencia que sólo permanecerá una pequeña parte de lo que han querido transmitir. La gente sale de la clase con muchas ganas de gestionar su tiempo más eficazmente. Y es posible que incluso den los primeros pasos: llevar un registro de actividades y reflexionar sobre sus objetivos. Pero si no hay una práctica y un refuerzo periódicos, pocas personas cambian su comportamiento. Lo mismo pasa con las personas que leen libros sobre gestión del tiempo como éste. El refuerzo ayuda a asimilar los conceptos fundamentales y la práctica hace que un cambio de comportamiento positivo se convierta en un hábito.

Así pues, si usted y sus subordinados han asistido recientemente a un seminario sobre gestión del tiempo promovido por la empresa, deben convertir lo que han aprendido en hábitos más adecuados. Y lo mismo es aplicable a lo que ha aprendido con este libro. Puede convertir la gestión del tiempo en un hábito haciendo lo siguiente:

Por último, debe valorar sus resultados en gestión del tiempo y buscar una progresión continua. Para ello es preciso pararse de vez en cuando, mirarse a uno mismo y analizar los hábitos de uso del tiempo:

Utilice las respuestas a estas preguntas para elaborar un plan de mejoras. Si es usted un directivo, ayude a sus subordinados a aprovechar su tiempo al máximo. Les ayudará a ellos y a usted mismo en igual medida.

La gestión del tiempo es una responsabilidad personal, pero las empresas pueden aportar su granito de arena. En este capítulo hemos explicado cómo pueden hacerlo. A fin de cuentas, las empresas que cuenten con personas que utilizan su tiempo eficaz y eficientemente tendrán la seguridad de que están dejando atrás a los competidores que permiten que sus empleados desaprovechen el tiempo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Gestión del Tiempo.





Deja un comentario