Enseñe los principios de la gestión del tiempo


Supongamos que sigue al pie de la letra los consejos de este libro y gestiona su tiempo con más eficacia. ¿Qué porcentaje de su tiempo estaría libre para las actividades de alta prioridad: un diez, un veinte, un treinta por ciento? Incluso una mejora de sólo el diez por ciento le haría notablemente más productivo, ¿verdad? Ahora, imagínese qué pasaría si todas las personas de su empresa introdujeran el mismo tipo de mejoras.

En pocas palabras, dispondría de una organización más eficiente y más eficaz. Las reuniones serían más cortas y más productivas. Los largos y costosos viajes no serían tan frecuentes. Las tareas requerirían menos tiempo. Las personas no se ocuparían con actividades que no contribuyeran a alcanzar los objetivos de la empresa. Y, aún mejor, la gente terminaría su trabajo a tiempo y no tendría que llevárselo a casa. Los resultados de estas mejoras se reflejarían en el balance final en forma de incremento en el rendimiento por empleado.

Muchas empresas intentan llegar a ese estado ideal mediante la formación en gestión del tiempo, que normalmente se proporciona a través de formadores externos, ya sea en línea o en seminarios tradicionales. Algunos formadores tienen programas independientes para el equipo directivo y para los empleados de base. Los programas para altos directivos y para jefes de unidad están personalizados en gran medida y se centran sobre todo en la alineación de los objetivos en el marco de la empresa. En este caso el énfasis se pone en asegurarse de que todas las personas en todos los niveles están trabajando en las tareas adecuadas.

Para las personas con un rango menor o los empleados de base, es más adecuado un programa estándar que se centre en los temas de los primeros cuatro capítulos de este libro: un programa que trate los objetivos, la diferenciación entre lo que es urgente y lo que es importante, el análisis de los hábitos de utilización del tiempo, y maneras de evitar las pérdidas de tiempo. Algunas empresas incluso han contratado consultores para trabajar de manera individual con personas que tienen problemas de gestión del tiempo más pronunciados. Sea cual sea el enfoque que se adopte, la formación en los métodos de gestión del tiempo puede suponer un cambio positivo en el comportamiento de las personas, pero sólo si reconocen el problema y quieren mejorar.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Gestión del Tiempo.





Deja un comentario