El supermercado, el modelo que resurgió y quitó cuota al hipermercado


A.C. Nielsen clasifica dentro de este canal a los establecimientos que no superan los 2.500 m2 y que disponen de entre dos y seis cajas de salida. Hasta 1989 este consultor no daba los datos de supermercados grandes y pequeños por separado.

Los 15.014 supermercados que Nielsen recogía en 2007 disponen de una media de 6,7 trabajadores por tienda, que por término medio tenía una superficie de 304 m2, con unas ventas anuales de cerca de tres millones de euros por establecimiento.

El tamaño medio de este tipo de superficies también ha experimentado alteraciones. Así, de los 257 m2 por tienda de 1987 se pasó, con un incremento del 16 %, a 298 m2. En 1989 se superaron los trescientos metros cuadrados de media (314 mz) con un aumento del 5% respecto al año anterior. El año 1990 se registró un retroceso del 3% en el tamaño medio, que se situó en 304 m2. Sin embargo, el desarrollo del fenómeno Mercadona en los últimos años ha vuelto a incrementar el tamaño medio del supeimercado al tener aquéllos una media de más de L000 m2.

Dentro de los supermercados, y más concretamente de los supermercados pequeños, el establecimiento discount está teniendo un efecto muy dinámico con la cadena Dia, perteneciente al grupo Carrefour, como principal catalizador de este tipo de establecimiento en España. Se inició como cadena dentro del antiguo grupo Promodes y hoy en día se han expandido a otros continentes llegando a China. Esta cadena, junto con los modelos alemanes de Tengelman y Lidl —este último con un formato de hard discount en el que trabajan casi en exclusiva su marca de distribución—, han desarrollado de forma muy importante el modelo de tienda de descuento.

El discount trabaja un número reducido de referencias de gran consumo, con un margen bajo y, por tanto, gran agresividad en precios. Tienen de una a tres cajas de salida y una superficie de ventas inferior a Loco TT12. Estos establecimientos, que generalmente se localizan en núcleos urbanos, son en la actualidad uno de los mayores competidores, sino el mayor, de los hipermercados. Aunque han abierto también tiendas con parking a las afueras de las ciudades con buen resultado, el principal operador de este formato ha sido el grupo alemán Lidl, que fue seguido por el resto.

Las ventajas que aporta al consumidor frente a los hipermercados es disponer de precios en productos calientes (básicos en la compra) muy agresivos tanto o más que el hiper, sin necesidad de desplazarse al extrarradio de la ciudad para realizar la compra. Este tipo de establecimiento está sirviendo de freno al crecimiento del hipermercado, al competir ambos formatos de distribución en precio.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Los retos del Marketing en el Punto de Venta.





Deja un comentario