El endeudamiento de una empresa


El análisis del endeudamiento de la empresa nos permite ver si la financiación obtenida mantiene un cierto equilibrio con los recursos propios, y si la propia financiación ajena podrá devolverse sin problemas.

Los principales ratios que se analizan respecto al endeudamiento son los siguientes:

Endeudamiento = Pasivo / Activo

El valor ideal de esta ratio está entre el 0,5 y 0,6, ya que si es muy elevada es un síntoma de demasiado endeudamiento y por lo tanto descapitalización de la empresa. Sin embargo, si es demasiado reducida puede afectar la rentabilidad de la inversión de los accionistas.

Lo normal es encontrar empresas por encima de esta ratio, pero depende del sector, ya que el sector textil, por ejemplo, se caracteriza por un bajo endeudamiento y el sector de la construcción por un elevado endeudamiento.

El endeudamiento de una empresa Finanzas Corporativas

Si la ratio es muy elevado, una solución para equilibrar el patrimonio sería ampliar el capital, reconvertir deudas en capital o solicitar subvenciones.

Calidad de la deuda =
Pasivo corriente / Pasivo Total

Cuanto más reducida sea esta ratio, mejor, ya que un exceso de endeudamiento a corto plazo puede dificultar el pago de las deudas corrientes, ya sea con proveedores, hacienda o entidades bancarias.
La solución a un posible cortoplacismo de la deuda es reconvertirla, pasándola de corto a largo plazo.

Capacidad de devolución =
Flujo de caja / Préstamos

La relación de los flujos de caja obtenidos por las inversiones de la empresa y los préstamos solicitados a las entidades bancarias con las que trabaja, nos da la capacidad de devolución de los préstamos. Esta ratio tiene que ser lo más elevada posible, ya que unos buenos flujos de caja permiten hacer frente a las deudas pendientes. Este valor es recomendable que sea superior a 0,25.

Otra manera de ver esta ratio es poniendo los préstamos como nominador y el flujo de caja como denominador. El resultado nos da los años que la empresa tardará en devolver la totalidad de los préstamos, dados unos flujos de caja. Entonces, el valor de esta ratio invertida tiene que ser inferior a 4, o lo que es lo mismo, el plazo de devolución de los préstamos bancarios tiene que ser menor a 4 años.

La solución para hacer frente a los problemas que puede generar esta ratio sería, alargar el plazo de los préstamos, reducir los préstamos o, simplemente, aumentar los flujos de caja ya sea incrementando ingresos o reduciendo gastos.

Costo de la deuda =
Gastos financieros / Deuda con costo

Esta ratio relaciona los intereses y comisiones que nos cobran las entidades bancarias, con el volumen total de la deuda que éstas nos han financiado. Un elevado costo de la deuda significaría que los bancos ven un riesgo elevado en la capacidad de devolución de la empresa. Así pues, el valor ideal de esta ratio tiene que ser menor o igual al precio del dinero, lo que querrá decir que las entidades financieras nos cobran el mínimo para dejarnos dinero.

Para solucionar un problema de elevados gastos financieros no queda más remedio que renegociar este costo con el banco o intentar reducir la deuda con costo.

Gastos financieros =
 Gastos financieros / Ventas

Esta ratio nos indica el costo que supone la financiación para llegar a un determinado nivel de ventas. Así pues, esta ratio deberá ser lo más reducida posible (entre un 1 y 1,5% dependiendo del sector).

La solución a un elevado gasto financiero es la misma que para reducir el costo de la deuda, es decir, renegociar los costos (tipo de interés y comisiones) o reducir la deuda con costo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Finanzas Corporativas.





Deja un comentario