Discriminación de precios


Muchas veces nos hemos preguntado por qué para un mismo servicio nos cobran unas veces un precio y otras un precio diferente, o por qué a nosotros se nos ha cobrado un precio por un producto, mientras que al individuo de al lado le han cobrado otro precio.

Estamos ante una práctica empresarial muy común hoy en día, la cual trata de conseguir el máximo beneficio para la empresa, determinando un precio según las características del cliente o según el número de unidades que se hayan vendido.

Así pues, lo. que buscan las empresas es quedarse con la mayor porción de mercado, ya que si se fijara un único precio para todos los consumidores, seguro que muchos de los clientes hubieran pagado más dinero por el bien o servicio comprado. Así, en función de las características del cliente, se cobra un precio u otro, maximizando el beneficio de la empresa.

Como se aprecia en el gráfico, al fijar un precio la empresa vende una determinada cantidad de bienes o servicios, pero deja de vender una buena parte de productos debido a que muchos consumidores encuentran el precio demasiado elevado.

Un ejemplo claro de discriminación de precios es la venta de billetes de transporte (ya sea terrestre o aéreo), que aparte de diferenciar claramente clase turista de clase ejecutiva, cobrando un precio elevado a aquellos individuos (normalmente empresarios) que no les importa pagar más con tal de viajar cómodos, también se discrimina precios entre la clase turista. Esta discriminación viene dada por la cantidad de unidades que se hayan vendido, así, los consumidores más sensibles al precio serán los primeros en comprar los billetes con mucha antelación con tal de tener un precio más bajo, en cambio aquellos consumidores que esperan a última hora para hacer planes, estarán dispuestos a pagar un precio superior.

Discriminación de precios Microeconomía para Directivos

Esta práctica es especialmente utilizada por las empresas de bajo costo, que operan con unos márgenes inferiores y por tanto tienen que obtener el máximo excedente posible del consumidor.
Existen, pues, cuatro mecanismos diferenciados para captar mayor porción de mercado:

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Microeconomía para Directivos.





Deja un comentario