Curso de MBA


Definir las líneas de negocio


Para diseñar y ejecutar una estrategia, primero hay que ver si la empresa está en varios negocios. Definir lineas de negocio es fundamental en el proceso de gestión estratégica. Una compañía tiene que desarrollar, alimentar e implementar estrategias básicas para cada uno de los negocios en los que participe.

Si su organización es un holding (sociedad poseedora de una cartera de acciones de diversas empresas que pueden pertenecer al mismo sector o a sectores diversos) con varias unidades de negocio, es evidente que estará compuesta por varias empresas. Normalmente, una unidad de negocio o división es una organización semiautónoma o autónoma compuesta al menos por una empresa independiente y posiblemente por más. Las estrategias de una compañía holding valoran la idoneidad de las distintas unidades de negocio (y los objetivos de adquisición potenciales) para incluirlas en la cartera corporativa.

Segmentar las actividades de la empresa en empresas distintas, sin embargo, será complicado cuando las líneas de negocio estén integradas y compartan estrategias o recursos.

Responder a las siguientes prefuntas le ayudará a identificar qué unidades son estratégicamente separables:

  • ¿Tiene la unidad un volumen claro de clientes externos? ¿La mayoría de las ventas ¿tienen lugar fuera de la empresa? Un proveedor interno puede ser una unidad operativa pero no necesariamente una empresa independiente.
  • ¿Tiene la unidad un grupo de competidores externos?
  • ¿La dirección de esta unidad puede opinar sobre la naturaleza de los productos y servicios ofrecidos y tiene la autoridad necesaria para diseñar las medidas que se deben tomar en relación con los productos y los mercados?
  • ¿La dirección de esta unidad tiene la autoridad necesaria para tomar decisiones operativas críticas, como elegir proveedores y canales de distribución?
  • ¿Es posible medir el rendimiento financiero de esta unidad? Una unidad de negocio tiene que ser un auténtico centro de beneficios; sus ingresos y/o gastos (y por lo tanto sus beneficios) no pueden ser el resultado de negociaciones entre organizaciones de la empresa.

Lo más probable es que las unidades operativas que no satisfagan la mayoría de los criterios anteriores tengan problemas para ocuparse de sus propios asuntos y en la mayoría de los casos no cualificarán como verdaderas empresas.

A la hora de identificar las empresas que componen una organización, hay que:

Aplicar el proceso de gestión estratégica tanto en el ámbito corporativo como en el de unidad de negocio: En el ámbito corporativo o de compañía holding, se trata de gestionar la cartera de la organización. ¿Qué empresas quiere que entren o que salgan? ¿Cuál va a ser su politica de asignación de recursos? En cuanto a la empresa, hay que desarrollar e implementar estrategias competitivas.

Reconocer que la segmentación empresarial es fundamental para el desarrollo de un proceso de gestión estratégica: La unidad de negocio requiere una mayor dedicación de tiempo y esfuerzo y es donde se desarrollan estrategias que abordan cuestiones como ofertas y atributos de producto, decisiones de marketing y política de precios.

Estar preparado para adecuar la estructura de la organización a medida que se vayan cambiando las estrategias: La estructura de la organización debe apoyar sus estrategias. No hay que ignorar, sin embargo, los beneficios que tienen para la organización los servicios compartidos y las economías de escala así como su alcance a la hora de realizar ajustes en la organización.

«Las estrategias se formulan en el ámbito de la empresa. Antes de formular estrategias, primero tiene que ver cuántas líneas de negocio tiene su
compañía.»



Califica este Artículo:
4 / 5 (2 votos)


«
»

Temario del curso de MBA: Plan de Negocio.

Deja un comentario

Current ye@r *