Cuatro procesos


El entorno y el diseño del equipo son sólo los puntos de partida. El núcleo central de la eficacia colectiva consiste en cuatro procesos: funciones, normas, desarrollo y cohesión. Veamos brevemente cada uno de estos cuatro procesos.

En primer lugar, un equipo de alto rendimiento debe asegurarse de que cada una de las funciones esté cubierta. Esto quiere decir que alguien debe alentar al equipo a explorar oportunidades, otra persona debe suavizar los conflictos internos y así sucesivamente. Al mismo tiempo, esos equipos también deben establecer normas (reglas informales y expectativas) que sean coherentes con los objetivos del equipo y de la empresa.

Un tercer proceso importante es el desarrollo del equipo. Antes de convertirse en una eficaz unidad de trabajo, los miembros de un equipo deben pasar por varias etapas de desarrollo. Normalmente comienzan por conocerse unos a otros, porque así pueden ser más eficaces a la hora de solucionar funciones y normas. Al final, se forma un consenso con respecto a los objetivos del grupo y sus miembros coordinan el trabajo para que se realice lo más eficazmente posible.

El desarrollo del equipo lleva tiempo, pero el proceso es vital. Hace unos años, la NASA estudió los efectos de la fatiga en los pilotos que regresaban de viajes de muchos días de duración. Como era de esperar, los pilotos fatigados cometían errores en el simulador de vuelos de la NASA, pero el descubrimiento realmente sorprendente fue que las tripulaciones cansadas que habían trabajado juntas previamente cometían menos errores que las que no habían volado juntas antes.

La cohesión del equipo es el cuarto proceso importante para la eficacia de un equipo. Los equipos que funcionan mejor, generalmente, tienen un alto grado de cohesión. La cohesión del equipo existe cuando sus miembros se sienten atraídos por el mismo y motivados para seguir perteneciendo a él. Esta motivación da energía a los miembros para trabajar más y conseguir los objetivos del equipo. Siempre que las normas del equipo sean coherentes con los objetivos de la empresa, el equipo los alcanzará con mayor eficacia. Por el contrario, si las normas son contraproducentes (como estimular el absentismo o trabajar lentamente), entonces un gran nivel de cohesión hará que el equipo sea menos productivo.

Los equipos muestran cohesión cuando sus miembros tienen antecedentes y creencias similares, interactúan entre sí con bastante regularidad, sienten el estímulo de pertenecer al equipo y hacen frente a los desafíos externos, por ejemplo, la competencia de otros equipos o empresas. El grado de cohesión de un equipo también es mayor cuando tiene éxito y su tamaño es el menor posible para realizar su trabajo con eficacia.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Liderazgo y Recursos Humanos.





Deja un comentario