Confirme por escrito sus instrucciones y las obligaciones de la otra persona


No asuma que el trabajo se completará o que se respetará el trato solo porque alguien haya acordado hacerlo. Mucha gente tiene poca memoria, otros están demasiado ocupados y prácticamente todos se tomarán el asunto mucho más en serio si está por escrito. Por supuesto que hay excepciones, pero en ocasiones conviene tener a una tercera persona como testigo y así evitar futuras confusiones y supuestas injusticias con sus empleados.

Empecemos por organizar nuestro escritorio para luego transmitir nuestra experiencia a nuestro equipo de trabajo.

Confirme por escrito sus instrucciones y las obligaciones de la otra persona Las Leyes no Escritas del Management

Echemos mano de nuestra libreta y lápiz y dejemos que ellos carguen con nuestros pendientes para resolverlos de manera más rápida y con menos estrés.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Las Leyes no Escritas del Management.





Deja un comentario