Curso de MBA


Concepto de cuenta contable


La cuenta es el instrumento utilizado por la contabilidad para representar la evolución y situación de cada uno de los elementos que integran el patrimonio y el resultado de la empresa. Cada elemento patrimonial tiene asignado una cuenta.

En la cuenta se separan los movimientos que suponen aumentos de los que suponen disminuciones de valor del elemento patrimonial. Así, a partir de un momento inicial en que se produce un hecho contable y se anota en una cuenta (situación inicial), se irán añadiendo aquellos hechos contables que aumenten el valor del elemento patrimonial y se irán deduciendo aquellos hechos contables que disminuyan su valor, obteniendo, en un momento dado, el valor que tiene el elemento patrimonial para la empresa (situación final de la cuenta).

La cuenta posibilita un doble conocimiento de la situación de los elementos patrimoniales de la empresa:

  1. Información estática de cada elemento patrimonial porque ofrece su situación en cada momento que se precise. Por ejemplo, en la cuenta de un proveedor, el valor que tiene la cuenta en una fecha determinada refleja la deuda pendiente de pago que tiene la empresa con el proveedor en esa fecha.
  2. Información dinámica porque contiene el historial de los flujos que inciden en la evolución del patrimonio. Por ejemplo, la cuenta de un proveedor contiene todos los hechos contables que la empresa ha tenido con ese proveedor, como pueden ser el volumen total de compras que la empresa ha mantenido, o el volumen total de pagos que la empresa ha realizado para un ejercicio determinado.

Estructura de la cuenta: Debe y Haber

La cuenta gráficamente se representa con una T. Consta de dos partes, la parte izquierda a la que, por convenio, se denomina Debe (D) y la parte derecha a la que, también por convenio, se la denomina Haber (H).

Elemento patrimonial, Debe y Haber

En la práctica, la cuenta adopta la forma de ficha, en la que figura la fecha de cada operación realizada, la descripción de la operación, el valor de las unidades monetarias de dichas operaciones, el valor acumulado tanto de la columna del debe como de la del haber y el saldo del período analizado.

Debe y Haber detallado

Todas las cuentas tienen la misma estructura de debe y haber, pero funcionan de forma distinta según sean cuentas de activo, pasivo, patrimonio neto o de pérdidas y ganancias.

Terminología usual

El reflejo de los hechos contables en las cuentas se denomina anotaciones contables. Las anotaciones contables que se realizan en el debe se denominan cargos, débitos o deudas. Las anotaciones contables que se realizan en el haber se denominan abonos o créditos:

  • Débito es la suma de las anotaciones del debe.
  • Crédito es la suma de las anotaciones del haber.

Se denomina saldo a la diferencia entre las sumas de las anotaciones del debe y las anotaciones del haber. Saldo inicial es el saldo de la cuenta al inicio del ejercicio contable. Saldo final de una cuenta es el saldo de la cuenta al finalizar el ejercicio contable.
Se produce un saldo deudor cuando la suma de las anotaciones del debe es superior a la suma de anotaciones del haber.

Se produce un saldo acreedor cuando la suma de las anotaciones del haber es superior a la suma de las anotaciones del debe.

Saldar o cerrar una cuenta es establecer el saldo de la cuenta y anotarlo en la columna que haya sumado menos, con lo que la suma de la columna del debe será la misma que la suma de la columna del haber y, por lo tanto, se dice que la cuenta está cerrada o saldada.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)


«
»

Temario del curso de MBA: Contabilidad Financiera.

Deja un comentario

Current ye@r *