¿Cómo llegar a un equilibrio entre vida personal y trabajo?


Hasta este momento hemos tratado el mundo del trabajo y el mundo externo a él como dos esferas independientes y desconecadas. Da la impresión de que las cuestiones del tiempo y los objetivos en cada esfera pueden abordarse de manera separada. Quizá es el caso de las personas que se sienten alienadas en su trabajo o que consideran el trabajo un mal necesario con el que consiguen una recompensa financiera pero no una satisfacción personal.

El concepto de la alienación laboral tenía cierto prestigio cuando la mayor parte de nuestra economía se basaba en un trabajo industrial parecido a la esclavitud. Sin embargo, en el Occidente postindustrial este tipo de economía se ha visto ampliamente sustituido por un trabajo basado en los servicios y el conocimiento, que en gran medida recurre a las habilidades, el juicio y la creatividad de los trabajadores individuales.

En consecuencia, para muchas personas la alienación laboral ha sido sustituida por una auténtica implicación en el trabajo. Incluso en las cadenas de montaje de las fábricas, a los grupos de trabajo actuales a menudo se les confieren poderes para determinar el calendario de producción, trabajar de manera independiente en las cuestiones de calidad y responder de los resultados. Para muchas personas este tipo de implicación es una fuente de satisfacción personal que desdibuja la línea de separación tradicional entre la vida laboral y la vida personal. Así pues, ha surgido una nueva pregunta: ¿están los dos componentes importantes de nuestras vidas —los objetivos laborales y los objetivos personales— bien equilibrados?

El equilibrio entre la vida personal y el trabajo fue uno de los temas empresariales más candentes en Estados Unidos antes de la recesión de los años 2000 2002. Se escribieron sobre este tema decenas de libros y centenares de artículos. Y a pesar del impacto de los despidos provocados por la recesión de los años siguientes, continúa siendo una cuestión de actualidad y es así por dos razones.

En primer lugar, algunas empresas están dando tanto trabajo a sus empleados que la gente ya no tiene manera de terminar sus encargos durante la jornada laboral normal. Deben llegar antes, quedarse hasta más tarde o llevarse el trabajo a casa. Para empeorar las cosas, los viajes de trabajo alejan a muchas personas de su familia y amigos tres o cuatro días a la semana. Así pues, resulta inevitable que salgan perjudicados los objetivos personales y las relacio nes. Simplemente no hay suficiente tiempo en el lado personal de la balanza para hacer las cosas.

En segundo lugar, el equilibrio entre la vida personal y el trabajo es un ingrediente importante de la satisfacción y la lealtad por parte de los empleados. Las empresas que ayudan a sus empleados a encontrar un equilibrio entre las exigencias del trabajo y sus objetivos personales están en mejores condiciones de atraer y conservar a los empleados altamente cualificados. Es el caso, sobre todo, de las empresas que emplean a personas con altos niveles de especialización y educación que disfrutan de un alto grado de elección profesional.

Un estudio de la Fundación Ford llega a la misma conclusión a la que han llegado muchas otras investigaciones en relación con el equilibrio entre el trabajo y la vida laboral: «Una reestructuración de la manera como se realiza el trabajo para abordar la integración entre la familia y el trabajo puede tener unos resultados positivos con los que salgan ganando todas las partes: un entorno de trabajo más receptivo que tenga en cuenta las necesidades de los empleados y aporte unos resultados finales significativos»

. Si esto es correcto, entonces tanto a las empresas como a los empleados les interesa conseguir un equilibrio entre trabajo y vida personal. Este equilibrio no es, pues, una simple cuestión de comodidad o un extra que sale muy caro. Se traduce en una mayor satisfacción)laboral y una menor rotación de personal.

¿Es satisfactorio el equilibrio entre su vida personal y su trabajo? ¿El trabajo disminuye su capacidad de alcanzar objetivos personales importantes? Si es así, vaya al capítulo 8, donde encontrará algunas cosas que usted y su empresa pueden hacer para alcanzar un equilibrio aceptable.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Gestión del Tiempo.





Deja un comentario