Cómo crear equipos efectivos


Las empresas utilizan la palabra equipo con bastante flexibilidad. «Todos formamos parte de un equipo», dice el jefe a sus empleados. Un equipo implica una unidad con una misma finalidad, colaboración, y para algunos, una medida de igualdad. Aun y así, en el entorno laboral pocos grupos de personas se pueden considerar equipos. Por lo general suelen ser grupos de trabajo. En un grupo de trabajo, cada miembro está bajo la dirección de un directivo o supervisor común, pero los miembros individuales no necesariamente colaboran con tal de completar sus tareas. Aquí, cada empleado cumple con sus tareas bajo la dirección de un directivo.

La colaboración se produce entre el directivo y los empleados individuales, pero no necesariamente entre los empleados. Las relaciones informativas tienen lugar entre el jefe y los empleados individuales. Muchos departamentos y unidades menores dentro de los departamentos operan según el modelo de grupos de trabajo. En este caso, cada empleado responde a las directivas del lider o jefe del grupo. Cada empleado hace su trabajo, por lo general con muy poca interacción con otros miembros de la unidad.

Cómo crear equipos efectivos Cómo Crear Equipos Efectivos

En efecto, el líder-jefe dice a cada miembro del equipo, «este es el objetivo de nuestra unidad y esto es lo que a ti te corresponde». Si los miembros del equipo actúan siguiendo las instrucciones, se cumple el objetivo. El jefe toma todas las decisiones importantes e integralas distintas fracciones de trabajo, que en un entorno de equipo son funciones cruciales desempeñadas por los propios miembros.

Los grupos de trabajo ofrecen ciertas ventajas. Los requerimientos de coordinación son mínimos. Y suponiendo que:

  1. Todas las habilidades necesarias para conseguir el objetivo de la unidad están representadas dentro del grupo.
  2. El trabajo se ha delegado bien.
  3. El líder-director sabe todo lo que hay que saber para conseguir el objetivo común, todo tendría que salir bien.

Sin embargo, el grupo de trabajo tradicional presenta varias debilidades. El directivo tarda un tiempo en reunir toda la información y en generar la actividad de los miembros del grupo necesaria para tomar decisiones. Además, cargar todo el peso de la autoridad para tomar decisiones en una sola persona puede ser peligroso.

A diferencia del grupo de trabajo tradicional, un equipo es algo más que un conjunto de individuos que trabajan en la misma habitación o bajo la dirección de un jefe. Un equipo es un reducido número de personas con habilidades complementarias que están comprometidas con un objetivo común de cuyo cumplimiento son mutuamente responsables. Los miembros individuales interactúan entre sí y con el líder del equipo para conseguir su objetivo común. Los miembros del equipo dependen del input de los demás para desempeñar su propio trabajo. Se miran unos a otros para completar su misión, y se fijan en el líder para proporcionar recursos, facilitarles preparación cuando lo necesiten y conectarse con el resto de la organización. A diferencia del grupo de trabajo, cuyo director tiene autoridad para tomar decisiones, un equipo toma decisiones que reflejan el know-how y la experiencia de mucha gente; esto le permitirá tomar mejores decisiones.

Cómo crear equipos efectivos Cómo Crear Equipos Efectivos

En su libro Leading teams: setting the stage for great performances, J. Richard Hackman concluye que los equipos bien conformados tienen cuatro características esenciales: «una tarea de equipo, limitaciones claras, autoridad para gestionar sus propios procesos de trabajo claramente especificada y estabilidad de los miembros a lo largo de un período de tiempo razonable». Esta no es la definición de un grupo de trabajo.

Es importante que los directivos conozcan la diferencia entre los equipos de verdad y los grupos de trabajo tradicionales, al menos para evitar cometer el error habitual de tratar el grupo de trabajo tradicional como un equipo, y viceversa. Como observa Hackman: «bien aplicada, cualquier estrategia puede generar buenos resultados. Lo que no está bien es enviar señales confusas: utilizar la retórica de los equipos cuando, en realidad, el trabajo lo llevan a cabo los individuos; o supervisar directamente a los miembros individuales cuando, en la práctica, el trabajo es responsabilidad de un equipo».

Nota: en realidad, muchos grupos de trabajo y equipos no se ajustan a las definiciones que acabamos de presentar. En realidad, cada uno tiene algunas características del otro. En un sentido práctico, estos dos tipos de unidades de trabajo diferentes operan a lo largo de un continuo, y la mayoría se encuentran en algún punto comprendido entre los dos extremos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Cómo Crear Equipos Efectivos.





Deja un comentario