Aprender, cambiar e institucionalizar


El entorno empresarial global actual cambia constantemente a un ritmo rápido. Para sobrevivir, las empresas tienen que aprender y cambiar. En el entorno empresarial, ni siquiera la mejor arma estratégica dura demasiado. Es muy fácil copiar estrategias, y al final, incluso las patentes expiran.

El diseño y la ejecución de una estrategia ofrece oportunidades para el aprendizaje institucional. Este aprendizaje obliga a hacerse preguntas que desafían la situación actual y requieren la búsqueda de informaciones nuevas. Para formular estrategias nuevas, hay que evaluar y cuestionar las experiencias pasadas y las prácticas actuales, investigar el sector y las tendencias sociales. El ciclo continuo de diseño, implementación y evaluación de estrategias lleva al aprendizaje y al cambio subsiguiente.

El proceso perpetuo desarrollado en estos 24 pasos describe un enfoque general de este ciclo. Cada uno tiene que adaptarlo a su empresa, institucionalizarlo y mejorarlo constantemente por medio del aprendizaje. Lo bueno del aprendizaje es que el conocimiento se va sumando. El aprendizaje continuado, por lo tanto, es la base de la mejora continua.

Se puede aprender de la experiencia, la observación, la investigación, la detección y el control. Las fuentes de información incluyen las propias operaciones y los empleados, clientes, proveedores, competidores y también la sociedad.

Con una estructura, sistemas y cultura apropiados, en la empresa, la transferencia de información se producirá de forma rutinaria. Esta transferencia favorecerá el cambio en la organización a medida que se empiecen a hacer las cosas de forma diferente porque se haya descubierto lo que hay que hacer y cómo hacerlo mejor. El cambio se produce más fácilmente en una cultura con curiosidad y disciplina intelectual, en una cultura que da tanta importancia a la experimentación como a la obtención de buenos resultados.

Los líderes deben adoptar un papel activo en la gestión del cambio de sus organizaciones. El cambio a gran escala puede tardar años en conseguirse y requiere mucha paciencia sin excepción. El cambio en el día a día también exige un esfuerzo constante. No hay que olvidar que los líderes son los que marcan el verdadero tono de la cultura y los estándares de los empleados. Si no dan ejemplo de cambio individual y colectivamente, nadie cambiará.

Estas tres sugerencias le ayudarán a institucionalizar el aprendizaje:

Estos 24 pasos proporcionan un marco de referencia para la planificación y la ejecución estratégica. El proceso, sin embargo, es un ciclo interminable. Teniendo en cuenta que el entorno, los clientes, los competidores y los empleados cambian constantemente, es preciso que la gestión estratégica sea un proceso continuo, institucionalizado dentro de la organización y que, además, se ejecute con disciplina y se construya sobre la base del aprendizaje.

«Producir y competir o morir.»

«Cuando una empresa implanta una estrategia, los competidores reaccionan, y la estrategia se tiene que adaptar para hacer frente a los nuevos desafíos. No hay una línea de meta ni una batalla final. El ciclo
competitivo continúa de modo perpetuo. La empresa tiene que producir y competir, o morirá.»

«Antes de diseñar estrategias hay que conocer a fondo el terreno competitivo tal y como existe en la actualidad y tal y como va cambiando.»

«La estrategia es un concepto a largo plazo y lo más importante, tiene que ver con el cambio.»

Thomas Timings Holme

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Plan de Negocio.





Deja un comentario