Análisis de rentabilidad


Obviamente, la rentabilidad de una empresa es de importancia capital tanto para inversionistas como para acreedores. Como se puede ver en el libro de esta misma colección Finanzas corporativas, sin beneficios, o sin la expectativa de ellos, no puede haber dividendos ni revalorización de las acciones y, por lo tanto, no habrá rentabilidad de la inversión ni fondos suficientes para pagar las obligaciones, a los proveedores o a otros acreedores.

La cuenta de resultados es sumamente útil para determinar la rentabilidad. Dicho simplemente, si los ingresos son mayores que los gastos de un periodo contable, el resultado es un beneficio, pero también hay que tener presente que una empresa puede tener un beneficio y sin embargo tener beneficios no distribuidos negativos si las pérdidas Dos ratios importantes son el coeficiente de rendimiento del activo y el de rentabilidad de los recursos propios. Otras ratios importantes para el análisis de la rentabilidad son la relación cotización-beneficios y la rentabilidad de las acciones. Muchos de los datos para calcular estas ratios se encuentran en los estados financieros, pero algunos otros, corno el precio de las acciones en la relación cotización-beneficios y el de la rentabilidad de las acciones deben provenir de fuentes externas.

Además, un beneficio (o excedente) es necesario, incluso en empresas sin ánimo de lucro y del sector público, para ayudar a sustituir el activo que se desgasta, financiar las necesidades de caja relacionadas con el crecimiento (incluyendo la expansión y diversificación del activo fijo) y proteger a la empresa de las fluctuaciones anuales o estacionales de los ingresos y de las incertidumbres económicas., Desde esta perspectiva, la idea de que las entidades sin ánimo de lucro o del sector público deben tener un «equilibrio cero» es sencillamente poco inteligente.

Dos ratios importantes son el coeficiente de rendimiento del activo y el de rentabilidad de los recursos propios.  Otras ratios importantes para el análisis de la rentabilidad son la relación cotización-beneficioas y la rentabilidad y la rentabilidad de las acciones. Muchos de los datos para calcular estas ratios se encuentran en los estados financieros, pero en algunos otros, como el precio de las acciones en la relación cotización-beneficios y el de la rentabilidad de las acciones debe provenir de fuentes externas.
Además de estos indicadores básicos, hay una herramienta muy práctica y potente llamada el modelo Dupont. Se trata de una extensión del cálculo del rendimiento del activo que utiliza otros factores para estimar la rentabilidad: la rotación del activo (que veremos más adelante), el margen de beneficio y la reción entre el rendimiento del activo y el apalacantemiento. La alta dirección de muchas empresas considera que la utilización del activo tan importante para el rendimiento general como la obtención de ganancias con las ventas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Contabilidad Financiera.





Deja un comentario