Análisis de la crisis financiera de 2008


Con el estallido de la burbuja tecnológica muchos inversores vieron en la bolsa un negocio demasiado volátil e inseguro, y prefirieron invertir en activos más tangibles y duraderos, los activos inmobiliarios. Así, el estallido de una burbuja propició el inicio de otra mucho más grande y con efectos más devastadores para las economías mundiales, las empresas y los ciudadanos.

No hay que buscar culpables en esta crisis, ya que todos los agentes económicos han tenido su parte de culpa.

Empezaremos, pues, por los de más arriba y en gran parte responsables máximos de la economía mundial, los gobiernos de las economías avanzadas, y en especial Estados Unidos. La causa de la crisis de 2001 fue una política económica expansiva nunca vista, que se pronunció con los atentados del 11 de septiembre, ya que cuando las empresas todavía se estaban recuperando del pinchazo tecnológico se encontraron con un pánico mundial que provocó una drástica reducción del turismo y un incremento del precio del petróleo que lastró la cuenta de resultados de muchas empresas y la economía de muchas familias.

Para hacer frente a esta situación, el gobierno de Estados Unidos adoptó una serie de medidas fiscales, orientadas a incentivar el consumo de los ciudadanos, que coincidieron con el enorme incremento del gasto público debido a la guerra de Irak. Aquellas medidas provocaron que el déficit fiscal de Estados Unidos se hiciera cada vez más grande, llegando a niveles de 413.000 millones de dólares en 2004. Más adelante veremos cómo este récord queda ridiculizado en 2009, llegando al nivel de 1,42 billones de dólares (un 8,3% del PIB), a causa de las ayudas a entidades financieras como Fannie Mae y Freddie Mac, así como las reducciones de impuestos para reactivar la economía.

Por otro lado, el déficit comercial (la diferencia entre exportaciones e importaciones) de EEUU aumentó también en la última década, llegando al nivel de 36.500 millones de dólares. Esto a pesar del bajo precio del dólar respecto a otras monedas.

Este déficit se financió con el dinero que Alan Greenspan iba inyectando en el mercado, lo que provocaba una devaluación del dólar respecto a otras monedas, intentando impulsar las exportaciones.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Macroeconomía en la Empresa.





Deja un comentario